Canal

miércoles, 1 de abril de 2015

Cuentos magicos alrededor del semen

Muchos son los mitos y creencias que se han tejido con el pasar del tiempo alrededor del semen; como en la antigua Grecia que se decía que el semen tenía propiedades “especiales” que hacía del hombre más fuerte y sabio; esta, era una de las razones por las cuales un chico joven era entregado a un veterano antes de formalizar una unión con una mujer.

En la cultura popular de China se cree que las piedras preciosas como el Jade, son gotas de semen caídas del dragón celestial.
En Papúa Nueva Guinea algunas comunidades creen que el semen de los hombres más entrados en años, puede conceder masculinidad y la sabiduría a los chicos más jóvenes; motivo por el cual los chicos que pasan de ser niños a hombres, van donde los ancianos a recibir su conocimiento y virilidad.
Entrando más a los pensamientos occidentales, algunas personas creen que tragar semen proporciona algún tipo de nutrimiento especial, lo cual es totalmente falso. El semen está compuesto por diversos nutrientes como calcio, zinc, magnesio, sodio, potasio y vitamina B12, pero en cantidades tan mínimas, que ni siquiera proporciona una base importante de alimento
Otro mito muy sonado es que el semen sirve para rejuvenecer, tonificar o embellecer la piel, pero hasta la fecha no existe evidencia de que untarselo en el rostro o en cualquier otra parte del cuerpo, sirva para echar el reloj hacía atrás o tener una piel más bella.
También existe la errónea creencia de que la salida del semen afecta el rendimiento físico y en concreto el deportivo, esto ha desanimado a muchos deportistas que se cohíben de tener relaciones antes de algún juego.
Pero la verdadera realidad es que la producción de testosterona los hace más competitivos y también más eróticos; consecuentemente a eso, la vida sexual de los deportistas aumenta, contribuyendo con ello a mejores resultados.
Por último. La cantidad de semen eyaculado varía en función de los días de abstinencia sexual. A más tiempo, mayor cantidad de líquido. Sin embargo la creencia de que reservarse por algunos días le hará estar más potente es equivocada. El hombre que eyacula con regularidad tiene mayor capacidad para mantener relaciones sexuales.
La frecuencia promedio en individuos de 20 a 40 años es de dos a tres veces por semana o más. Después de los 50 hasta los 70 quienes continúan siendo sexualmente activos sostienen alrededor de dos encuentros por semana.
Sí tienes más cuentos mágicos o mitos para compartir, escríbelos a continuación en los comentarios. Además, no se te olvide compartir esta publicación en tus redes sociales.

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...