Canciones Gays del Pasado

Seguidores

lunes, 25 de agosto de 2014

¿Acné genital?



Ayer no estaba ahí pero esta mañana desde que abriste los ojos notaste su existencia. Una fuerte comezón en la ingle te obligó a ir al baño y descubrirlo con tus propios ojos. Rojo e hinchado, te encontraste con tu primer grano genital

La aparición de cualquier anomalía en la piel del área genital suele inquietarnos y no es para menos. Generalmente las manchas, erupciones, verrugas o llagas que ahí emergen, son síntomas de una infección de transmisión sexual (ITS). Sin embargo, hay ocasiones en las que no suponen un tema de salud grave ya que simplemente se trata de brotes de acné genital

La hidrosadenitis supurativa o acné inverso, es un padecimiento  de la piel que se caracteriza por la aparición de granos en aquellas áreas del cuerpo en las que hay másglándulas apócrinas (axilas, ingle, nalgas, pechos). El sudor excesivo en la zona ya sea por usar ropa muy ajustada o hacer ejercicio, puede hacer que se acumulen bacterias, piel muerta y aceites que obstruyan las glándulas, lo que lleva a inflamación de la piel y aparición de granos. 

Los brotes en la zona del pubis también pueden ser consecuencia del afeitado o depilación, especialmente si el rastrillo ha perdido el filo o no se sigue la dirección del crecimiento del vello al rasurarlo. Hay veces en que el culpable es un pelo encarnado o una reacción alérgica a las fragancias de jabones, detergentes, compresas o tampones. 

Ante la aparición de un grano en la zona púbica, es importante consultar con un médico que pueda descartar cualquier otro padecimiento y que indique un tratamiento. Para prevenir el acné genital, lo recomendable es: 
  • usar ropa interior de algodón 
  • utilizar detergentes libres de químicos
  • usar ropa holgada
  • evitar la exposición prolongada al agua salada
Y tú, ¿has tenido acné genital? 

viernes, 22 de agosto de 2014

Ligando Heteros ¿Fantasia o Ficción?



Me gusta fantasear con amigos heteros, con vecinos heteros, papás heteros, curas heteros, futbolistas heteros y barrenderos heteros. Hetero, hetero, hetero. Soy heterofílico, me gustan los hombres a los que les gustan las mujeres. Esa es mi cruz y nada puedo hacer. Cuánto más testosterona huelo en su ropa sudada, más me prendo y me pongo a imaginar cosas sucias. Afortunadamente, sé que son sueños güajiros, fantasías que no hacen mal a nadie, y que son naturales y propias de todo hombre, ¿o tú crees que ellos no se la pasan fantaseando con mujeres ajenas, que a ojo de águila son prohibidas? Bueno, pues para los hombres gays, los heteros nos son prohibidos, pero seguramente, eso no nos desanima y alguna que otra vez hacemos el intento.

Hagamos un recuento de las cosas que nos prenden tanto de los hombres heteros y las cosas que se dicen comúnmente de ellos entre la gente de ambiente.

1: 5 vodkas, 1 caballito y 3 cervezas = Heteroflexibles

Dicen que todo hetero ya bien pedo, se desinhibe y deja los tabúes atrás, para entregarse a pasiones desenfrenadas, enterrando el difunto tieso en cualquier hoyo que se lo permita. Por eso, es natural fantasear con la idea de embriagar a nuestro mejor amigo hetero para convencerlo de tener sexo con nosotros por una noche. Y al otro día, hacer como si nada de eso hubiera pasado. ¿Es posible? No lo puedo afirmar, en mi opinión, la orientación sexual no es precisamente moldeable, sino más bien el comportamiento, y cuando se está bajo el influjo de alcohol o drogas, uno no piensa con el cerebro, sino con el pene, y algunas de esas veces, cuando despiertas, estás en la cama de alguien con quien nunca hubieras imaginado. A todos nos podría pasar, lo que podría ser desde una gran experiencia o nuestra peor pesadilla. Imagina que despiertas un día con el carnicero, un panzón calvo y granudo, o con tu mayor enemigo, el joto venenoso que jurabas estaba para el caño. Ahora, pongámonos en los zapatos de un hetero que se deja llevar por el alcohol y al final de la jornada se va a casa con un terrible malestar de conciencia, de asco y de frustración por haberse acostado con otro hombre. No todo es tan lindo como lo imaginamos.

2: Curiosos y entrones, hasta en los mesones

Existen los hombres juguetones, a los que les gusta nalguear o agarrarle el paquete a sus compañeros del trabajo o de clase. Si no me creen, vayan a un vestidor de algún equipo de futbol y no notaran la línea entre homoerotismo y jotería, la única diferencia es que todos ellos son heterosexuales y se tocan a modo de juego. Pero uno que es de mente caliente, piensa que si se lleva con tanta confianza con el amigo, tú tienes oportunidad con él. Muchas de las veces, esto es mentira, esos curiosos entrones, en realidad lo son sólo por encima, y su actitud frente a otros compañeros es sólo para demostrar su masculinidad y empoderamiento con actitudes que intentan satirizar al compañero, tratándolo como una mujer. Esto, más que una actitud curiosa, es misoginia permisiva entre varones. Así que mi buen, no te ilusiones tan pronto.

3: Chichifos y chacas, con dinero baila el perro

Ya no es un mito, sino una verdad, si vas a un bar de ambiente diverso que no sea fresita o de gente bien portada, te vas a encontrar a un chacal en busca de diversión. Su método casi siempre es el mismo, hacerle ojitos al muchacho o señor, llegarle con platica amena y empezar a calentarle la cabeza, proceso en el cuál, tú terminas disparándole la cerveza, regalándole tu Rolex y viéndote en un futuro cercano como papá casada… Suele suceder. Los chacales, casi siempre heteros, porque no se reconocen como homosexuales ni les interesa entablar una relación amorosa con ningún varón, son esa clase de especímenes mexicanos que gustan y disgustan por igual. Algunos son feos y otros galanes. De todos construyes al macho perfecto: mal hablado, dicharachero, alburero, machista, presuntuoso y entrón. Pero aguas, algunos sólo se acercan a ti para sacarte dinero y luego te dejan como perro abandonado, sin ofrecerte ni siquiera un beso en la puntita. El chacal ya sabe cómo atraer a los gays y sacarles provecho, así que somos nosotros quienes ignorantes o muy sabidos de sus mañas, vamos y nos vemos burlados o satisfechos, depende de cómo te lo sepas ganar.

4: A los 41, todo hetero entra en transición

Como si fuera una ley nacional, en México bromeamos al decir que todos los hombres casados llegan a sentir la necesidad por hundir el pene en otro orificio que no sea el de su mujer, y que en cierto grado de su desesperación y calentura, trascienden de la vida cotidiana de un heterosexual a la de un bisexual. Y entonces le dan rienda suelta al cotorreo, van a baños públicos en busca de un manoseo, o chatean por internet con chavitos mientras se masturban en secreto, en su casa, cuando está a solas. Puede suceder, sí, la naturaleza humana es caótica. Pero, si a ti te toca conocer a uno de estos, por favor no te enamores, porque él ya tiene su vida hecha y seguramente sólo buscara un instante de pasión para cambiar la rutina, sin arriesgar demasiado y sin dejar que un encuentro sexual con otro hombre altere su matrimonio o su vida familiar. Así que respeta y ponte límites, porque él ya los trae bien impuestos y a ti sólo te queda aprovechar la situación y sacarle jugo a ese cuerpo maduro.

5: Al primo se lo arrimo y seis años después ya no me acuerdo

Cuando fuimos pubertos y adolescentes, seguramente tuvimos oportunidad de hablar sobre sexo con otros chicos, puede que hayan sido primos, amigos de la secundaria o vecinos, qué se yo. La edad de la punzada propicia que las hormonas estén al límite de desbordarse, los hombres empiezan a pensar más en sexo e intentan descubrir para qué está hecho ese trozo de carne que tienen allí en la pelvis. ¿Llegaste a jugar a las espaditas, a medirte el pene o a masturbar a tu amigo mientras veían una porno hetero? Esos momentos son invaluables, se caracterizan por la confrontación de la inocencia con el despertar sexual, cuando comenzamos a tener una idea propia de lo que nos gusta o lo que nos incómoda, es ahí cuando sabemos a qué le tiramos, y como muchas cosas se aprenden por experiencia, es normal que entre hombres puedan ocurrir situaciones homoeróticas que no necesariamente desemboquen en sexo o una relación. Muchos chicos heterosexuales han tenido experiencias de esta clase, pero eso no significa que sean gays o que alguna vez hayan estado interesados en conocer ese lado de la moneda. A final de cuentas, son etapas. Y si te tocó vivir algo así, ojalá lo hayas gozado. Pero no te enfrasques pensando que el amigo al que viste desnudo en la regadera mientras tenía una erección o se masturbaba, es mercancía para ti. Seguramente, cuando te des cuenta, habrán pasado los años y él tendrá novia o estará casado y recordara poco de aquellos días, o sencillamente preferirá no volver a tocar el tema.


Es bueno echar a volar la imaginación con los heterosexuales, pero debe quedar bien claro que la orientación sexual, desde un punto de vista científico, no es moldeable, nacemos con dicha orientación y son más bien nuestras costumbres y experiencias a lo largo de la vida las que definen nuestra personalidad. Así que si bien, a veces los heteros nos confunden ofreciéndonos señales de que quieren algo con nosotros, es probable que en realidad sea un juego y lo estemos alucinando. Tómatelo con calma, hombres hay muchos, y lo prohibido, aunque se goza, casi siempre es imposible.

jueves, 21 de agosto de 2014

Los 10 peores novios de acuerdo con su profesion


De acuerdo con el sitio belelu.com, algunas profesiones pueden hacer que tu chico esté ensimismado en su trabajo y no ponga tanta atención como quisieras, depende también del sueldo que tenga, como es que será su relación o los intereses que los podrán unir.

Para que cheques si estás con la pareja correcta te dejamos este listado de los 10 peores novios dependiendo de su ocupación…

1) Fotógrafos y diseñadores.  Es un trabajo que requiere de creatividad, lo que puede ser malo desde el punto de vista en que lo veas, pues el trabajo creativo suele ser mal pagado y muy exigente. Se dice que un fotógrafo prefiere tomar su pesada cámara que tomarte de la mano.

2) Escritores y periodistas. Un trabajo que no es rentable. Un escritor tiende a leer todo el tiempo, que no es una cualidad si no te gusta la lectura. Un periodista nunca está disponible en fechas importantes y si en la guardia se muere alguien importante, adiós cena.


3) Chefs. Ellos trabajan cuando tú quieres ir a una cena romántica. Sus horarios son muy complicados. Su cabeza está todo el tiempo dirigiendo una cocina, aunque no estén en el trabajo, la planeación de menús y creatividad los mantienen absortos todo el día.



4) Médicos y dentistas. Su profesión es de vida o muerte, literal. Si uno de sus pacientes tiene una emergencia, ellos deben correr a su lado, por lo cual no estará contigo como quisieras. Sus ingresos suelen ser más elevados, pero su tiempo tendrá que dividirse.



5) Profesores y universitarios. Seguro van a despertar tus celos, están rodeados de chicas guapas y que los tienen a su disposición, sobre todo si es el más guapo del plantel. Un hombre con experiencia, es carnada fresca para ellas, si le aumentas que es bueno, celos seguros.



6) Ingenieros. No son creativos, suelen vivir en un mundo cuadrado, que sólo asimilan como ellos lo entienden, puede parecer encantador, pero son poco sociables, muy tímidos, que prefieren armar un rompecabezas, a salir de antro. Depende de lo que te guste.



7) Políticos y Abogados. Los políticos tienen algo de malvados, duros, pero dispuestos a todo por sus objetivos personales, la labia y el colmillo hacen que no exista confianza. Una encuesta dice que los abogados suelen ser vengativos, convierten tropezones en demandas.



8) Artistas y músicos. La creatividad hará que todo el tiempo estén concentrados en obtener la fama. Viven para la creación de música o de nuevos contenidos para sus fanáticos, por lo cual es normal que no te dediquen tiempo, sin contar a las gruppies, que despertarán celos.



9) Superhéroes o altruistas. Estos chicos pueden dar su vida por ayudar a las demás personas, son honestos, confiables y sensibles a las necesidades de los demás, pero seguro te dejarán plantada por apoyar a alguien que los necesite más.



10) Policías. Los que salvaguardan la integridad de los habitantes de una nación tienen horarios complicados que muchas veces los dejan sin tiempo para la vida personal, además de que constantemente arriesgan su vida. Si te gusta la adrenalina podrían ser una opción.

jueves, 14 de agosto de 2014

¿Qué es un Feminofilo?



El término es útil para distinguir a los travestis hetero quienes imagino que se sentirían muy cómodos con lo proclamado en el siguiente "manifiesto".

¿QUE ES UN FEMINOFILO?
Un Feminófilo es una persona de bien, que no le hace daño nadie, va a misa cada domingo, ayuda a su prójimo y tiene una moral intachable.

Los feminófilos somos hombres normales, comunes y corrientes que tienen como hobby el vestir de mujer, así como a alguna mujer le gusta ponerse zapatos altos todos los días porque le fascinan, algún joven ponerse gorra y tiene una súper colección en su casa, jugar fútbol cada ocho días o practicar algún deporte extremo, etc.

A un Feminófilo le gusta vestirse de mujer cada fin de semana para estar en la casa y ayudar a su esposa en los “quehaceres domésticos” como dicen las señoras. O cada noche, al llegar a su casa después de un día agitado, botar a un lado la corbata, y ponerse ese vestido que recién compro en Studio F con esas sandalias de tacón 10 de tiritas y súper femeninas.

Un Feminófilo es un travesti heterosexual que le gustan tanto de las mujeres que por eso le fascina vestirse como ellas, las idolatra y se siente realizado cuando puede transformarse y pasar por mujer saliendo a la calle con una amiga para disfrutar de la vida desde la perspectiva femenina.

Un Feminófilo puede vivir en armonía interior sólo cuando se ha aceptado como es, y de esta manera entiende la vida desde la perspectiva masculina y femenina haciendo que todo fluya de manera natural y equilibrada en su vida. Les gusta mucho la naturaleza, los animales y la mayoría de sus amigos son mujeres, a las que quiere y valora mucho.

Un novio Feminófilo, hará sentir a su novia la mujer más especial del mundo, porque la ama profundamente y venera en todo su ser, y más si ella sabe de su feminofilia. Generalmente son muy tiernos y calmados. Este novio no tendrá problemas en pasear con su novia todo un día viendo vitrinas y comprándole cosas a ella porque lo disfruta igual o mejor que ella.

Un marido Feminófilo entiende cuando su esposa le dice que esta gorda y cuando ella lo invita al salón de belleza para un nuevo corte, el gustoso la acompaña. Un marido así busca que su esposa este siempre a la moda y que su provisión de maquillaje nunca se acabe, ¡ igual es para los dos !.

En lo sexual, el Feminófilo es el hombre ideal porque entiende y comprende que no pude “venirse” así como así. Los abrazos, las caricias, los besos y la seducción tienen un espacio y un tiempo suficiente como para que ella llegue al orgasmo primero, lo suyo viene después.

La meta es la satisfacción plena de su pareja. Luego de semejante “comilona” en donde los dos quedan completamente satisfechos, continuará con sus besos y caricias. El no se volteará para el otro lado de la cama o te dirá vístete ya o ve a prepararme algo de comer que me dio hambre… el sencillamente te abrazará, te besará la nariz y te dirá gracias mi amor.

Un amigo Feminófilo escucha los problemas sentimentales de sus amigas y les presta su hombro para llorar y ellas le contaran hasta los más mínimos detalles y sin saber porque se sienten tan bien con su compañía. Este amigo es el que las cuida en las rumbas cuando ellas han tomado hasta más no poder. Es el que siempre les dará una respuesta cuando ellas le preguntan una y otra vez ¿por qué los hombres son así…tan perros…tan bruscos…tan guaches…?

Un Feminófilo sufre amargamente cuando no se ha aceptado así, tiene constantes dolores de cabeza, y la ansiedad lo invade hasta más no poder porque la fuerza femenina que está dentro lucha por salir a cada segundo. Por más que no quiera pensar en vestirse de mujer, siempre estará rodeado de mujeres que le recordarán este sublime placer.

El pensará que se está volviendo marica, amanerado, loca arrebatada u homosexual. Lo peor de todo es que se siente solo y no encuentra ayuda fácilmente, además no le puede contar a nadie por miedo al rechazo, al que dirán y a la burla pública. Su situación es muy difícil y por más que quiera “curarse” no podrá. No hay psicólogo, brujo o poción mágica que les ayude.

Pero cuando se liberan y se aceptan entran en un estado de paz interior que les da la fuerza suficiente de asumir su situación de una manera natural, y solo así es cuando entienden que no son bichos raros y que tienen también un espacio en esta sociedad al lado de los homosexuales, lesbianas y bisexuales.

Además, descubren lo más importante, al igual que Colón cuando descubrió América, no es exageración, así se siente. Descubren que no están solos, que hay otros hombres como ellos, con iguales gustos y disgustos. Unos mas adelantados como el marido que ha ganado reinados de belleza y su esposa es su maquilladora personal o los que todavía no le han contado a su novia por miedo de perderla.

sábado, 9 de agosto de 2014

Por que los hombres prefieren a los travestis


Quienes sienten esta atracción no son homosexuales: en muchos casos, son hombres casados o en pareja. Y hasta se enamoran de su chica trans. Una realidad que vale la pena conocer… Aunque nos duela 


La normatividad social establece dos tipos de género basándose en “la naturaleza” de nuestros cuerpos: machos y hembras. Sin embargo, la naturaleza no es la única regente de la sexualidad. La experiencia humana es tan vasta y compleja que supera con creces a los determinantes biológicos. Por lo tanto, existen sexos y sexualidades: 

Sexo biológico: varón, mujer, intersexual (cuando coexisten caracteres de ambos sexos). 

Sexo psicológico o identidad de género: masculino, femenino, transgénero (travestis, transexuales). 

Deseo sexual: heterosexual, homosexual, bisexual. 

Una travesti, al igual que un transexual, no es un varón homosexual que se viste de mujer. Es una mujer trans (se siente mujer pero no niega su origen del sexo opuesto). En el primer caso (la travesti), mantiene sus genitales y no se acompleja por tenerlos; y en el segundo caso (la transexual) necesita operarse para readecuar su cuerpo físico a la experiencia subjetiva de sentirse mujer. 

Aclarando estas diferencias entre sexo, género y deseo, el abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual). 



Los hombres la quieren completa 

No es ninguna novedad: hay hombres que buscan travestis para tener sexo y otros que se enamoran y construyen una vida en pareja. A pesar de los avances en materia de sexualidad y aceptación de lo diferente, la tendencia a encasillar existe. 

Se cree que un hombre que busca travestis o transexuales es un homosexual encubierto. No es así. Es un varón (identidad de género: se siente masculino), es heterosexual (desea estar con una mujer…Pero trans). A estos hombres heterosexuales les atrae el cuerpo femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico. 

Hay algunos que son tan exquisitos que rechazan cualquier gesto viril que se cuele o el timbre de voz levemente grave. Puede parecer una paradoja, pero por un lado rechazan signos de virilidad en la figura y en el comportamiento, pero la presencia de los genitales masculinos los atrae. 

Están los que desean a las travestis y eligen el cuerpo “completo” que se le ofrece; otros gustan de transexuales operadas, o en vías de readecuar sus cuerpos. 

En muchas de las relaciones con travestis el hombre ocupa un rol pasivo, o hay versatilidad y se intercambian los roles, práctica que una prostituta u otra mujer no podría hacer por motivos lógicos. (Aclaración: el sexo anal no es sinónimo de homosexualidad; el erotismo homosexual puede o no incluir esta práctica). 

Si hay oferta de prostitución de mujeres transgénero es porque hay demanda. Los varones que buscan tener relaciones con travestis no lo hacen sólo por mero juego o por salir con amigos a una aventura exótica. Les gusta y lo disfrutan, sólo que unos pocos se animan a decirlo. 

Algunos sienten que se excitan más que con sus parejas mujeres. Cuando logran un placer alto con las chicas trans quieren repetir la experiencia. En algunos casos surge el dilema existencial: ¿con quién tengo que estar: con mi novia mujer, o mi chica trans? 

A los hombres enamorados de mujeres trans se les presenta el gran desafío de blanquear una relación que puede generar incomprensión, burla y rechazo. Sólo unos pocos valientes se animan.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...