¿Te has preguntado por qué llora un Homosexual?

Seguidores

martes, 25 de noviembre de 2014

¿Por qué sentimos celos?

Sentir celos es parte de la naturaleza humana, es una respuesta emocional que ocurre como resultado de un complejo proceso psicológico que nunca es agradable. Por ello es que hoy te invito a intentar describir qué son los celos y por qué somos celosos.

¿Qué son los celos?
Los celos representan una de las emociones más naturales o esenciales y al mismo tiempo, una de las más oscuras, dañinas e incómodas que existen.
Se tiene constancia de que este sentimiento es inherente a la condición humana desde tiempos ancestrales, siendo por ejemplo una temática recurrente en la mitología Griega o en las narraciones de la Biblia (donde aparecen en innumerables oportunidades como un mal en los hombres).

Sin embargo, también podemos encontrarnos con esta emoción en otras especies animales tales como los chimpancés, los elefantes o los perros, que también son celosos, entre otros tantos.

¿Por qué somos celosos?
A pesar de que en la antigüedad, las causas de este fenómeno fueron adjudicadas a deidades o entidades sobrenaturales e ilógicas, hoy sabemos que la responsabilidad es nuestra. Desde el campo de la ciencias, como la Psicología y particularmente desde la Psicología Evolutiva, sabemos que todo pasa por nuestros cerebros, tanto la forma en la que establecemos nuestras relaciones, como la manera en que buscamos mantener (o no) las mismas.

En sí, de acuerdo a diversos psicólogos contemporáneos, los celos son una respuesta emocional inherente a la naturaleza de los Hombres, donde tanto en hombres como en mujeres ocurre de la misma manera y está ligado a una cuestión muy simple: buscar proteger lo que se quiere.

Los humanos aprecian, quieren y aman sus pertenencias, sus puestos de trabajo, sus amigos, sus parejas, etc., y la idea de perder ese vínculo o tan solo peligrar su existencia, los martiriza con este horrible sentimiento.

Muchísimo tiene que ver con nuestras capacidades cognitivas, con cómo procesamos la información y a cómo estipulamos con ella. Además, los celos tienen mucho que ver con la sexualidad y la naturaleza de nuestros hábitos reproductivos sin embargo, no solo con ella puesto que por ejemplo, volviendo a lo que estos procesos cognitivos refiere, pensemos en los niños o incluso en los bebés de apenas unos meses de vida que presentan esta clase de emociones o este tipo de comportamiento.

La raíz de los celos y la influencia de diferentes cuestiones como el género, la edad, el origen étnico y demás, siempre han sido un tema de controversia. En realidad, si, todos estos factores tienen que ver con el desencadenamiento de los celos, el tipo de celo o la graduación en la que se los podría clasificar. En el ámbito del sexo, por ejemplo, a muchos les podrá llamar la atención la práctica sexual de las parejas conocidas como swingers o aquellas personas que en el acto sexual comparten a su pareja. A muchos les parecerá un tabú o considerarán que en una situación semejante, morirían de un ataque de celos.

Lo cierto es que allí entran en juego muchos de los aspectos antes señalados, en especial aquellos que están relacionados a los procesos cognitivos de cada individuo. Pero más allá de toda esta cuestión social, cognitiva y cultural, más allá de factores como la edad, el género o la naturaleza psíquica de cada individuo, también hay ciertos detalles a señalar desde los cuales nos adentramos al campo de la Neurociencia.

Dejando de lado los aspectos sociales, en Neurociencia se considera que sí existen diferencias entre los sexos y que, más específicamente, las mujeres son más celosas que los hombres. Pero para entrar en este ámbito, deberíamos considerar una compleja diferenciación entre el concepto de sexo y amor, que no haremos en esta oportunidad pero que vale la pena mencionar.

Mediante diferentes experimentos, se ha determinado que por ejemplo en una pareja, la infidelidad en el coito provoca una respuesta que implica un mayor grado de celos y otros sentimientos como rabia, ira, etc., que en el caso de una infidelidad de tipo psíquica o de algún modo “espiritual”. Si la persona es infiel en la cama pero no hay una conexión (lo que llamaríamos “amor”) los celos aparecen en menor grado y con consecuencias menos nocivas.

A su vez existen diferentes tipos de celos, desde celos más habituales vinculados al empleo, amistad, familia, romance, a los  celos anormales, que rozan la paranoia y las patologías psicológicas.

Bien podríamos decir que nuestros celos, en gran parte, son entonces el resultado de nuestra inseguridad, nuestra poca capacidad para desarrollarnos como individuos independientes, el peso de nuestra calidad como sujetos sociales y en cierta medida, de nuestro profundo egoísmo.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Escandalo en el Vaticano



En septiembre de 2012 la productora de cine para adultos BelAmi volvió a hacer eco con una producción polémica en su catálogo de cine pornográfico para hombres gays, en la que se aborda una temática que puede resultar insultante para algunos, como morbosa y plausible para otros: Escándalo en el Vaticano, así es, una película que tiene historia dentro de la Santa Sede o como promociona Bel Ami en su publicidad, la Ciudad del Pecado, con actores que recrean papeles de seminaristas seduciendo a un párroco. Puede que el tema sea algo desgastado, pues retrata una de las fantasías homosexuales más explotadas en el ideario y en la cinematografía. Tal es el interés del público que en numerosas ocasiones se han realizado películas de cine de arte o comercial sobre la vida secreta del sacerdocio, sus tabúes, mitos y realidades crudas, como lesbianismo entre monjas, homosexualidad reprimida, crímenes de pederastia y pedofilia, matrimonios secretos, sacerdotes con hijos biológicos y la exposición de la corrupción dentro del clero.

Después de tanto esperar, el cine pornográfico de calidad ha decidido unirse a la lista de producciones que abarcan este tema, pero como toda productora de cine para adultos, lo ha hecho a su estilo, rompiendo totalmente las barreras que separan la moralidad cristiana de la libertad sexual, para ofrecernos una cinta con escenas de sexo explícito, con actores de cuerpos envidiables y rostros pubescentes que por sí mismos hacen de Escandalo en el Vaticanoimposible de ignorar. Por más que las creencias se impongan, la naturaleza humana deja claro que la sexualidad se vive en todos los ámbitos de la sociedad y que cuanto más se intenta esconder, más crece la curiosidad y más es el deseo de la gente común por descubrir aquellas cosas que si bien se saben bajo el agua, generan un fetichismo que compromete la verdad con la ficción, pero que seguramente, a como están las cosas en la Iglesia Católica hoy en día, puede que la película no esté tan alejada de lo que sucede en la Santa Sede. Claro, si le quitamos los aderezos que son los cuerpazos de los guapos protagonistas y las grandiosas dotaciones de sus miembros masculinos, obtendremos escenas más sobrias, pero no por ello imposibles de creer.

En anteriores ocasiones la casa productora de George Duroy ya nos ha traído películas en las que vimos a gemelos idénticos sosteniendo relaciones sexuales, o una orgía con la mayoría de las estrellas de esta importante productora de Europa del Este. No nos es de extrañar que Bel Ami suela atraer tanto al público gay, porque sus actores suelen ser muchachos veinteañeros de estilo twink, que poseen ciertas características que los hacen un producto rentable, con caras hermosas, cuerpos delgados y bien trabajados, tonos de piel bronceados, cabellos rubios o castaños, y un acento checo que se separa mucho del porno al que Norteamérica nos tiene acostumbrados. Es por eso que Bel Amí ha sabido ganarse al público, y precisamente desde que dos años atrás se hizo pública la noticia de que filmarían Escándalo en el Vaticano, varios miles de fans comenzaron a seguirlos. 
Aunque ya han pasado casi dos años desde su estreno, la película sigue siendo promocionada en varias redes sociales de la comunidad gay, y su factor de atracción es precisamente el destape de las relaciones íntimas entre gente de la Iglesia, un tema que el Vaticano se ha empeñado en ignorar, pero que sin duda ha sido una puerta para que el porno se cuele a sus recónditos espacios y revele lo que muchos imaginamos sucede dentro de la ciudad. Sólo que en esta película, no tenemos a un grupo de sacerdotes avejentados y pervertidos, sino a un grupo de twinks seminaristas que acuden al Vaticano para conocer uno de los tesoros más importantes dentro de la Iglesia, el enorme pene de Trevor Yates, que será devorado por este grupo de chicos, hambrientos de cultivarse con la experiencia sexual del sacerdote, a quien le ofrecerán sin contradicciones 17 minutos prolongados de caricias, sexo oral, besos y varios orgasmos.

Si bien la película no es por sí sola una gran producción, sino simplemente una pieza de porno, genera muchísimo interés y al final satisface una fantasía entre muchos. Si lo que quieres es echar a volar un poco la imaginación con ayuda de estos twinks, te recomendamos que le eches una mirada, no te dejará con mal sabor de boca. Y quién sabe, quizá algún día seas protagonista de una historia como ésta, y es que hasta donde he escuchado, dentro de la Iglesia Católica hay un gran lobby gay en el que se cuenta de todo: scorts exclusivos para sacerdotes, seminaristas que buscan sexo con otros hombres por internet o misioneros que se dejan llevar por la carne y terminan cediendo a sus impulsos naturales como hombres y como seres humanos.

Pienso que esta clase de películas en lugar de estar hechas para ofender, tienen el fin de exponer una realidad, y aunque el porno nunca es como lo vemos ni las relaciones están llenas de tantos chicos perfectos o mega dotados, los católicos no estamos exentos de vivir con plenitud nuestra naturaleza sexual. Se respeta mucho la decisión de aquellos que deciden vivir en celibato y que siguen con fe y al piel de la letra todas las determinaciones de conducta que marca la Iglesia, pero también es cierto que existen aquellos que no por exponer su libertad sexual o vivir una relación con otro hombre, dejan de ser católicos, de creer en Dios ni son peores personas. Simple y sencillamente, se piensa con el cerebro, con el corazón y con el pene, y si dejamos que estos tres hagan una buena unidad, podríamos llegar a ser personas más satisfechas con la vida, sin necesidad de buscar a escondidas lo que podemos obtener hablando y sintiendo las cosas como son, sin disfrazarlas con una falsa moral que es tan delgada y frágil que cuando menos se piensa, ya se ha roto y se ha pasado al pecado, o para el pensar de muchos, a la verdadera libertad.

Para ver el contenido explícito de esta película haz click en el siguiente enlace http://www.belamionline.es/orgia-gay-escandalo-en-el-vaticano/


sábado, 22 de noviembre de 2014

¿Perdonar una infidelidad?



Seguimos con el tema de infidelidad...

Hay veces que un tropezón pone a prueba los que hasta ahora se creían robustos cimientos de una relación. 

Antes de dar portazo a la relación y abandonarte en el dolor de la traición, ¡stop!. Puedes mejorar tu decisión sin que la ira o tristeza la tomen por ti. Lo primero y fundamental es quitarse de en medio, sin tu pareja delante y fuera de la situación es más fácil conservar el control emocional. Respira hondo y considera las siguientes cuestiones antes de tomar cualquier decisión:

¿Te ha engañado o se ha equivocado?
Está claro, no es lo mismo que te engañen y tú descubras que te están engañando a que tu pareja un día te diga que lo siente y que tuvo un desliz. Tu pareja, al confesártelo, se ha arriesgado a que tomes la decisión de no seguir y te está dejando claro que por su parte quiere estar contigo y ser honesto con vuestra relación. 

¿Hasta donde tiene poder el amor propio herido?
Si el orgullo o amor propio son quienes toman la decisión por ti, puede que dentro de un tiempo te arrepientas, no estarás haciendo lo que realmente quieres hacer.

¿Cuales son tus verdaderos sentimientos por esa persona?
A veces es en lo último que se piensa, se da por sentado que hay que rechazar y condenar. Puede que después te arrepientas si verdaderamente amas a esa persona ya que lo más probable es que por esa traición puntual no hayas dejado de amarla. De todo se aprende y superar una infidelidad  es un proceso doloroso aunque se decida continuar y perdonar pero puede servir para fortalecer la pareja.

¿Realmente puedes perdonar y volver a empezar?
Se puede caer en el error de "guardar" el episodio de infidelidad como arma arrojadiza que cierre la boca a tu pareja ante cualquier problema o discusión. Si decides continuar y pasado un tiempo no funciona porque no eres capaz de empezar de cero, es mejor que cada uno siga su camino. 

¿Tu pareja se ha perdonado a sí misma?
También ocurre que quien ha sido infiel no se perdona su error y el sentimiento de culpabilidad no le deja pasar página por lo que la relación se verá afectada. En este caso a veces no basta con el apoyo de la pareja y es recomendable acudir un tiempo a un psicólogo para que ayude a superarlo.

Y tú, qué piensas, ¿perdonar o no perdonar?

jueves, 20 de noviembre de 2014

¿Un infiel puede cambiar?



Dicen por ahí que los infieles nunca cambian, solo mejoran sus estrategias y un reciente estudio ha querido comprobar que la frase lleva algo de verdad. Realizado en la Universidad de Colorado, contó con la participación de 484 solteros de entre 18 y 34 años. Los resultados mostraron que aquellos que habían sido infieles eran3.5 veces más propensos a volver a serlo en su siguiente relación.

Las personas son infieles por muchas razones diferentes que pueden ir del aburrimiento al narcisismo, pasando por lainseguridad o la falta de intimidad con su pareja. Las investigaciones sugieren que cuando una mujer tiene una aventura generalmente lo hace para lidiar con las carencias físicas o emocionales de su relación y que en el caso de los hombres suele primar una reacción impulsiva, dirigida por el deseo sexual. También se ha comprobado que alguien que creció en un ambiente en el que la infidelidad era algo común, puede normalizar esa conducta y repetirla en su vida adulta. 

Vivimos en un mundo en el que nos bombardean con mensajes que aseguran que la felicidad provendrá de una fuente externa. “Si tienes este teléfono serás feliz”, “si usas esta ropa aumentará tu atractivo y conseguirás la aprobación que te hará feliz”. Cuando conseguimos todas esas cosas pero vemos que no traen la felicidad, empezamos a buscar personas que nos hagan felices. Sin embargo, volvemos a toparnos con la misma pared ya que es un error pensar que el vacío interno puede ser llenado por alguien más. No importa cuántas personas lleves a tu cama, la insatisfacción seguirá. 

Lo cierto es que no todas las personas que ponen los cuernos una vez se convierten en infieles seriales y que una pareja puede sobreponerse al engaño si los dos ponen de su parte. 

Y tú, ¿crees que un infiel puede cambiar?

Articulo de Silvia Olmedo

martes, 18 de noviembre de 2014

Homofobia Gay


Un poco de reflexión, ¿por que no podemos ser una comunidad?... La peor homofobia que existe es la que se da entre personas de la comudiad lgbti

miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Por qué los hombres despiertan con erección?

No tiene nada que ver con cuestiones sexuales, sino con factores fisiológicos...

La pregunta del millón: ¿Por qué los hombres despiertan con erección?
Si eres hombre, seguramente te has cuestionado las razones por las que todas las mañanas apareces con el pene erecto; si eres mujer, estamos seguros de que también tienes dudas al respecto… Para empezar, debes saber que las erecciones matutinas son algo normal y que todos los hombres experimentan al despertar, esto se debe a que durante el sueño, concretamente durante las fases REM la sangre se acumula en el miembro, por lo que un hombre puede experimentar entre 3 y 5 erecciones durante la noche con una duración de 30 minutos.

Durante las fases REM se tiene mayor actividad físiológica durante los momentos de sueño profundo, por lo que la testosterona, principal hormona sexual del hombre y productora de esperma, aumenta alcanzando su mayor nivel en las primeras horas del día.

Las erecciones no tienen nada que ver con el sexo, es el sueño profundo o el descanso lo que los lleva a despertar erectos y de hecho, cuando un hombre tiene erecciones matutinas refleja buena salud y que su organismo funciona correctamente.

Los especialistas en salud estudian las erecciones nocturnas para averiguar si existe algún problema de físico o psicológico. Es decir, en caso de que las erecciones nocturnas no se presenten con normalidad, sean escasas o con una duración atípica, significará que el paciente tiene algún problema de carácter físico.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...