Canal

martes, 20 de enero de 2015

Las ventajas de ser una PUTA

Pocas cosas nos llaman la atención, nos llenan de morbo y hasta nos atemorizan tanto como lo hace el sexo. Y es que es algo que anhelamos con un frenesí casi incontrolable desde que somos conscientes de la existencia del mismo. Lo queremos todo, nos percibimos capaces de experimentar cualquier cosa e incluso fantaseamos con un sinfín de personas y situaciones…no obstante, a veces, cuando tenemos la oportunidad de poner en practica todo lo fantaseado simplemente  no lo hacemos…¿Por el miedo a lo que dirán?
En México, sobre todo hablando de lugares como Monterrey  y Guadalajara, la doble moral es algo que se respira en las calles tal cual la cocaína se respira en el aire de Madrid y Barcelona. Y es que sin importar la cantidad de “inmoralidades” que cada uno cometa, siempre se está dispuesto a señalar las de los demás.
Y en lo anterior existe una constante: Señalamos todo aquello que no nos atrevemos a hacer o a disfrutar sin remordimiento¿En qué momento se volvió prioridad el mantener una imagen de “castidad” para la sociedad en lugar de permitirnos el derecho de ser y hacer lo que deseamos en nuestra cama?…¡Y en nuestra vida en general!
Socialmente se nos suele vender una historia rosa en donde se espera que el sexo no sea sexo, sino un acto casi espiritual en el que te entregues a otro de la manera más tierna posible, donde cada caricia derroche amor y surja una gran colonia de mariposas como explosión justo en el momento del orgasmo. Y  hay quienes en verdad desean y disfrutan de lo anterior, eso está perfecto, pero¿Por qué ese habría de ser el único lado de la moneda?
En efecto existe otro lado de la moneda, hay quienes prefieren que ese momento esté lleno de pasión (quizá tanto como lleno de amor…quizá simplemente de deseo), les apetece en mayor medida un momento salvaje en el que todo ápice de delicadeza se difumine y en su lugar se envuelva el momento en un ambiente “salvaje” donde predomine el sudor, las ganas, y ¿Por qué no?, incluso algo de dolor.
Quizá ese momento no sea sea en una cama, muy probablemente ni siquiera sea en una habitación…¿Qué tal un lugar público o uno “prohibido”?, ¿Por qué no con un desconocido o dos?, ¿Y si le das rienda suelta a la más sucia de tus fantasías?, ¿Y si dejas de fingir que eres un maldito santo y haces lo que realmente deseas ?…Se trata de vivir de manera plena no sólo tu sexualidad, sino toda tu vida en general.
¡¿Pero qué van a decir?!
Las prostitución, una de las cosas más condenadas y perseguidas por la iglesia, ha fungido desde que se tiene registro de ello como una válvula de escape para las sociedades, una vía de acceso a todo aquello que se desea hacer pero que casi nadie se lo permite sin sentir vergüenza. Y precisamente por lo anterior, es que socialmente se ha adoptado la palabra “Puta” para denominar a todas aquellas personas que se permiten hacer sexualmente lo que la mayoría no…y ya sabemos que la versión de la palabra en masculino, “puto”, también sirve para denominar algo que los“moralinos” perciben como “malo”.
Ahora bien, comencemos con la premisa de que vida sólo hay una y complementemos con la idea de que nadie puede vivir la vida de otro y mucho menos alguien podría “regalarte” un poco más de vida, entonces, ¿Por qué dejar de hacer las cosas como a ti te gustan? 
Digo, de cualquier forma siempre habrá alguien inconforme con los  “qué” y los “cómo” de tu vida, y seguro estoy que imposible te será complacer a todos en todo.Tampoco digo que se trate de perder los estribos e ir eyaculando en la cara de cuanto cristiano se te atraviese (al menos no en un sentido estricto claro está…cada quien a lo suyo), hablo de permitirse hacer lo que se desea sin preocuparse por el qué dirán, a final de cuentas los únicos que deben dar su autorización al respecto son los participantes…no hay por qué pedir consentimiento a externos, no es asunto de nadie con quién o cómo te vas a la cama.
Por eso, invitado estás a permitirte ser tú, a preocuparte por tus deseos y no por los de los demás…Eres tú, es tu vida, son tus elecciones, son tus consecuencias. Y después de todo, si te van a señalar mejor que sea por algo de lo que realmente te sientas orgulloso¡Orgulloso de ser tú mismo!…con todo lo que eso implique.
Y así sin importar lo que piensen los demás o lo que dicte la sociedad, goza de las ventajas de ser una puta, las ventajas de ser quien quieres ser ignorando lo que otros desean que seas…Decide por ti y vive para ti que al final…Si se nos va a etiquetar de “puta” por hacer cosas que la sociedad no aprueba y dejar inconformes a la mayoría,  entonces no nos hagamos tontos:
¡Todos somos unas putas!

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...